AVENC DE SON POU.

Sin dudas es una de las excursiones más conocidas para la gente a la que le gusta disfrutar de la naturaleza, con un final espectacular y que nunca deja de sorprendernos.

Esta excursión se puede hacer desde dos puntos distintos, la ruta desde Santa María y la de Orient, que es por la que hemos optado nosotros, disfrutando en nuestro camino del espectacular torrent de Coanegra. La ruta es más abrupta que la de Santa María por lo que no es posible hacerla con carrito de bebé y la recomendamos para niños que ya hayan hecho alguna que otra excursión anteriormente. El camino es el mismo de ida y vuelta. Son casi 7 kilómetros y el tiempo total sin contar paradas, alrededor de 3 horas y media.

Nuestra aventura empieza una vez hemos descendido del Coll de l’honor. Vale la pena dedicar unos minutos a disfrutar de las vistas de la vall d’Orient. Es una estampa realmente espectacular. En la parte derecha de la carretera nos encontraremos con una señal que indica dirección Santa María. Dejaremos el coche en los lados de la carretera. Debido al poco espacio para aparcar es mejor empezar la excursión pronto ya que, especialmente en fin de semana, podemos encontrar bastante gente. Se puede empezar también desde el mismo pueblo pero supone añadir 1 kilómetro más. 



Una vez iniciamos la excursión nos encontramos el primer botador que nos llevará a nuestro camino, llamado comunmente “camí de Coanegra”. En él podremos disfrutar del bosque de encinas además de los restos de una sitja y forn de calç. Y como no, de las vistas que nos ofrece el torrente.



Tal y como hemos explicado, la excursión está perfectamente señalizada tanto con hitos como las señales de madera que hay prácticamente a lo largo de todo el camino, pero la más importante es la que nos indica la cercanía a la cueva y que entramos en una propiedad privada. Es muy importante recordar esto ya que no se puede entender como hay gente que visita este lugar y se dedica a ensuciarlo y destruirlo. Seamos conscientes que es un lugar muy especial y que por la inconsciencia de algunos, puede provocar que se restrinjan o incluso se prohíban las visitas.

 

Después de una corta pero dura subida, llegamos a nuestro destino. La cueva de Son Pou es de grandes dimensiones, de unos 150 metros de largo por unos 70 de ancho y ocupa el interior de una montaña hueca que presenta en su parte superior un enorme agujero y que constituye la única entrada natural. Desde 1894, se accede al interior del avenc por una galería abierta en la roca viva 

A la izquierda, según se entra a la cueva, hay una especie de altar y una placa conmemorativa de los encuentros literarios que realizaron a finales del siglo XIX los poetas de la Escola Mallorquina. La lápida reproduce una estrofa del poema L´avenc de Coanegra de Miquel Costa i Llobera: “Tot és aquí titànic, august, solemnial; tot aqui té el carácter que lo vulgar desterra: enlloc se trobaria com en aquest coval, un monument aposta per cripta sepulcral dels fills més grans de nostra terra”.


fuente:Diario de Mallorca

Hay otra sala un poco más pequeña donde hay una pila en la que se puede leer la siguiente inscripción:

 “Veniu, fadrines, veniu. Beveu l´aigua de la vida que la bella cançó diu: el qui en beu, prest s´amarida”.

Aqui tenéis también el mapa de la ruta


http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=11180571&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=S

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s